martes, 5 de junio de 2018

Desde siempre se nos ha dicho que mirar al sol es negativo y hasta peligroso!. Que nos podía dejar ciegos. Nada más lejos de la realidad si se hace en las horas adecuadas!.
Hace poco vi el documental largometraje Eat the Sun y me sentí inspirado a explorar la práctica de observar el sol (sungazing). 
La práctica de observar el sol se parece mucho a su nombre. Al amanecer y/o atardecer, cuando el sol está más cerca de la tierra, los observadores solares se paran descalzos sobre la tierra y miran directamente al sol durante 10 segundos. Cada día se añaden 10 segundos y algunos observadores solares finalmente alcanzan una duración de 44 minutos. [2]
La teoría es que el sol es la fuerza de toda vida y el mirarlo puede infundir al cuerpo grandes cantidades de energía. Tanto es así que uno de los observadores solares que aparecen en el documental, Hira Ratan Manek, afirma haber pasado ocho años sin comer. Él ha estado “comiendo” una dieta constante de los rayos solares y afirma que esto es todo lo que necesita para su nutrición.
Nuestros antepasados entendían la relación entre el sol y la salud. Desde los aztecas a los antiguos egipcios, muchas sociedades del pasado veneraban la observación del sol como una práctica esotérica para los altos sacerdotes y chamanes. Hoy en día, se está experimentando un resurgimiento de popularidad y los observadores solares afirman que tiene sus beneficios. Algunos de ellos son:
  • Estimula la producción de melatonina y serotonina. La investigación muestra que el observar el sol estimula a la glándula pineal al incidir luz directa sobre el ojo, se mueve a través del tracto retinal-hipotálamico y entonces llega el cerebro. Esto estimula a la gándula pineal (“glándula maestra”) y aumenta la secreción de melatonina y serotonina, nuestras hormonas de “sentirnos bien”.
  • Aumento de los niveles de energía. Los observadores solares de hoy en día dicen que la práctica ha aumentado su vitalidad. Esto está probablemente relacionado con la secreción de las hormonas mencionadas anteriormente.
  • Aumenta el tamaño real de la glándula pineal. Esta práctica no sólo puede aumentar los niveles hormonales, sino que también se ha demostrado que aumenta el tamaño de la glándula pineal. Normalmente, a medida que envejecemos, la glándula pineal se reduce. Sin embargo, los escáneres cerebrales de un practicante por largo tiempo del sungazing mostró que este hombre de 70 años de edad, tenía una glándula tres veces mayor que un hombre común.
  • Promueve la pérdida de peso. Una de las teorías históricas para mirar al sol era que el cuerpo y la mente podían alimentarse del sol, reduciendo la necesidad de alimentos. Del mismo modo, algunos observadores solares modernos dicen que han perdido el exceso de peso e incluso algunos informan una pérdida total del deseo y la necesidad de comer.
El observar el sol es una práctica interesante que toca los reinos espirituales y psicológicos, que son asuntos muy personales. Todo el mundo está conectado de manera diferente y esta práctica no es para todos, ni es algo que recomiendo. Si decide ser partícipe, haga su propia investigación, sea cuidadoso, sea prudente, y documente su experiencia.

miércoles, 3 de enero de 2018

¿Qué debo hacer si detecto en mi cuenta un cargo indebido o con el que no estoy de acuerdo?

¿De repente te has percatado de que en tu cuenta bancaria se han realizado uno o varios cargos que no has hecho? Un consejo, intenta no perder los nervios. En la mayoría de las ocasiones recuperarás el dinero si sigues correctamente los protocolos de actuación y lo haces antes de que cumplan los dos meses desde el cobro indebido, porque así se entenderá que no estás de acuerdo con ese cargo.
Tarjetas de crédito
Si has localizado un cobro indebido en tu tarjeta, lo primero que debes hacer es comprobar que lleves contigo la tarjeta de crédito con la que se ha realizado el pago y que no la hayas perdido o te la hayan robado. Si no la localizas, puede ser que alguien esté usándola sin tu permiso. Y si la tienes contigo, podrías ser víctima de un fraude.  Ante esta situación tienes que dar de baja tu tarjeta de crédito. Podrás hacerlo a través de tu Banca Electrónica, o si lo prefieres, puedes acudir a tu sucursal más cercana lo antes posible para informar del problema.
También es muy importante que acudas a la Comisaría de Policía para poner una denuncia que refleje los hechos. Cuando compruebes que los gastos de la tarjeta están procesados, podrás ver en qué lugar se han hecho los gastos que se han cargado en tu cuenta. Una vez que tengas esta información, realiza una copia y únela a la copia de la denuncia que has puesto en la Comisaría. Con estos documentos, podrás poner la reclamación en tu Oficina Bancaria.
Como hemos especificado anteriormente, en el extracto bancario podrás comprobar en qué empresa se han realizado las compras. Es interesante ponerse en contacto con las mismas para denunciarlo también y que sean partícipes del proceso.
De nuevo, cuando recopiles toda esta información, vuelve a la Comisaría de Policía y presenta toda la información pertinente. Dirígete de nuevo a la oficina con la copia de la denuncia has interpuesto y un empleado del Banco tramitará la reclamación para que puedas recuperar tu dinero.
Cargo en cuenta
Otro caso que te puede suceder, está relacionados con los cargos en cuenta que te facturan. Pueden ser empresas con las que has mantenido una relación comercial o facturas duplicadas al realizar una compra.
En esta circunstancia tienes dos opciones:
-Asegúrate de que todos los servicios, contratos y acuerdos con los que tenías un vínculo están cerrados y ya no hay motivo de cobro por su parte.
-Comunica al banco aquellos recibos que no vamos a atender en ningún caso. En tu oficina te indicarán los pasos que tienes que seguir para rechazar un recibo.


miércoles, 23 de noviembre de 2016

Truquitos para arreglar tus cosméticos rotos o deteriorados por el uso

¿Has sufrido alguna vez un accidente con tu maquillaje? La caja de polvos se cae al suelo, la sombra de ojos se hace añicos tras un golpe o un pintalabios que se parte. Todos estos desastres tienen solución. Aquí tienes unos trucos que funcionan a la hora de recuperar cosméticos rotos o deteriorados. ¡No tires ninguno!
Maquillaje en polvo: es muy fácil que los polvos compactos se rompan con cualquier golpe o caída. En ese caso, lo normal es que se rompan en mil trocitos y se salgan de su envase. ¿Qué puedes hacer en esta situación?
– Recoge la mayor cantidad de producto posible con ayuda de un folio.
– Machácalo con un cuchillo o un instrumento similar hasta que se haga todo polvo.
– Viértelo sobre su envase original, si no se ha roto, y agrega sobre el polvo de maquillaje unas gotas de alcohol (el de curar y desinfectar heridas), mézclalo todo con una cuchara. Cuando consigas una mezcla espesa, comienza a compactar los polvos con la cuchara, intentando que la superficie quede lo más uniforme posible. Agrega más gotas de alcohol si es necesario.
– Cuando el maquillaje haya recuperado su forma, presiónalo con un algodón o un papel absorbente para eliminar los restos de alcohol.
– Déjalo secar durante un día y comprobarás que tus polvos compactos han resucitado.
Otra opción es cambiar su textura convirtiéndolos en polvos en crema:
– Primero machaca bien los polvos que se te han roto hasta conseguir un polvo fino y añade después vaselina.
– Coloca la mezcla en un recipiente y mételo en el frigorífico hasta que quede compacto. Habrás creado una alternativa resistente a las roturas.
Sombras de ojos: las sombras de ojos en polvo se arreglan con el sistema anteriormente mencionado. Como los recipientes de este tipo de cosméticos suelen ser más pequeños, puedes usar un tarro o vaso pequeño para trabajar la mezcla de polvo y alcohol y luego echarlo todo en su envase original.
Pintalabios: cuando las barras de labios están expuestas a temperaturas altas, se reblandecen, y es habitual que se partan. Si tu barra de labios favorita se ha partido, puedes dejarla como nuevo con el siguiente truco:
– Introduce en el congelador las dos mitades del labial partido (la parte suelta de la barra y la del estuche) durante unos 20 minutos.
– Saca las dos partes del congelador y, con un mechero, calienta la base de la parte rota para poder fundirla con la base. Procura que coincidan lo mejor posible para que la barra se extraiga y se retraiga sin problemas.
– Una vez unidas ambas partes, deja la barra de labios en el congelador durante unas 8-10 horas. ¡Pintalabios arreglado!
También si se te rompe en dos partes puedes hacer lo siguiente cambiando su forma:
– Elige un recipiente pequeño como un pastillero que tenga una tapa. Ayúdate de un palillo para sacar el producto restante del tubo de la barra de labios y coloca las dos piezas en el recipiente que hayas elegido. Utiliza un secador de pelo para derretir el producto hasta que quede totalmente liso a modo de vaselina.
Máscara de pestañas: cuando la máscara de pestañas entra en contacto con el aire tiende a endurecerse o secarse. Hay un truco muy fácil para estas situaciones. Solo debes cerrarlo muy bien y colocarlo por unos minutos en un vaso de agua caliente, este paso tan sencillo le devolverá esa textura cremosa que había perdido. También puedes agregar unas gotas de aceite (almendras, oliva, argán…) en el interior del envase, cerrarlo y agitarlo durante unos segundos. Comprobarás que vuelve a pintar como lo hacía antes.
Esmalte de uñas: si te has dejado el bote de laca de uñas abierto, no importa, vierte un par de gotas de acetona en el interior y cierra el envase. Tras agitarlo, habrá recobrado su consistencia original. Si es necesario, agrega más acetona.
– Cuando llevas mucho tiempo sin usar un esmalte, es común que no puedas abrirlo porque la tapa se pega con el esmalte seco. Para que esto no te pase, cuando termines de pintarte las uñas y estén completamente secas, toma un algodón con acetona y pásalo por la parte superior del envase, para eliminar cualquier resto de esmalte. Después, pon un poco de vaselina alrededor de la rosca y ciérralo. Esto hará que no se vuelva a pegar y lo tengas listo para cuando quieras usarlo.
Lápiz de ojos: muchas veces sentimos frustración en el momento de usar el lápiz de ojos porque no nos pinta del todo; un consejo muy fácil y práctico para darle viveza a los colores es aplicándole un poco de calor (sin llegar al punto de derretir la punta) con la ayuda de un secador de cabello en una velocidad moderada. Una vez que le hayas dado calor, úsalo como de costumbre, teniendo la precaución de que la punta no esté muy caliente para evitar quemarte.
Base muy oscura: algunas veces no probáis el maquillaje antes de comprarlo y os arriesgáis a adquirir el equivocado. Si compraste una base líquida y es un tono más oscuro que el que necesitas, no te preocupes porque esto también tiene solución. Solo debes agregarle un poco de crema hidratante, esto ayudará a aclararla sin perder su composición.